Este blog NO es un manual de referencia.
En este blog sólo leerás opiniones y experiencias personales, que en ningún momento pretenden "sentar cátedra"
Recuerda que mi curiosidad y mis ganas de aprender son bastante mayores que mi experiencia.
Así que, no me hagas caso en todo lo que escriba.


11 de septiembre de 2015

La bicicleta de montaña, es Montaña. Y si no, se hace.

Por motivos que no vienen al caso, hace unos quince años que no monto en bicicleta de montaña, y hace unos catorce que vendí la mía (una BH Top Alu, con horquilla rígida)


En los últimos años he recuperado el contacto con la Montaña, practicando Senderismo y últimamente, Escalada. En estas salidas al campo, habitualmente me encontraba con ciclistas de montaña a los que miraba con cierta envidia y nostalgia. Por motivos que tampoco vienen al caso, seguía sin "poder ni querer" hacerme con una bicicleta... («no quiero, que entonces dejaría de andar», decía como respuesta a quienes me lo mencionaban)
 
Hace casi un año, entra una bicicleta en mi vida. Una Amiga me regala una Peugeot "de señorita" con el grupo bastante maltrecho, pero que pongo a punto lo justo para que ruede. Como la bicicleta da más pegas que satisfacciones, se queda aparcada y a la espera de una reparación más profunda para poder usarla sin acordarse de medio santoral.
Llegado el momento de valorar si la bicicleta lo merece, después de echar cuentas pienso que por el dinero a invertir, busco algo de segunda mano.

Y así me encuentro con mi actual bicicleta. Una GT con cuadro Avalanche 2.0 que, aunque con un grupo muy modesto, merece la inversión (poca, para el cuadro que es)


Ya habrá tiempo de hablar de mecánica, chapuzas, apaños, arreglos... y todo eso que enguarrina nuestras manos. Siempre he pensado que lo que menos me gusta de los blogs, es leer los diarios de los demás, y aquí estoy escribiendo esta entrada...
Vale, vale... en la medida de lo posible intentare mantener la línea del presente, más de opinión y experiencias prácticas, que de relatos de azañas ;-))
 
Pero es que no quería dejar de compartir este momento tan gratificante en mi vida! Iba a escribir 'mi vuelta a las dos ruedas', pero no seré tan atrevido por si me duran poco las ganas. Y para estrenarme en tan feliz rencuentro, me hago acompañar de mi Chica al Camino del Ingeniero (finalmente, un poco engañada con respecto al terreno ;-))
 
De esa ruta de 20 km. por terreno montuno variado (a mi entender, no demasiado duro, aunque por culpa de mi inactividad me obligó a bajarme del sillín en casi todas las rampas de subida) he sacado estas conclusiones, tareas, y experiencias
- No sobrestimar las condiciones físicas
- No subestimar la dureza del recorrido
- Plantearse recorridos asequibles, no por encima de nuestras posibilidades (distancia/dificultad)
- Las cubiertas deben tener un mínimo aceptable de dibujo. Ambas
- También en bicicleta, no tener prisa
- Es importante saber mantener y variar la postura y posición encima de la bicicleta. Lateralmente para curvas y esquivos, como con respecto a ambas ruedas, para no perder tracción (he de cambiar la cubierta trasera) o no "saltar por encima" de la bici en bajadas escalonadas, por mencionar algunos motivos
- Mantener los cambios bien ajustados. Perder la cadencia de pedaleo por un salto de la cadena al cambiar, es lo peor
- No llevar un mochilón
A raíz de esta ruta, algunas de las intervenciones pendientes son (a la fecha, algunas terminadas)
  •  · Ajuste de cambio y desviador
  •  · Rastrales con correas (un bote en la última bajada hizo que me saliera del pedal, y mi entrepierna se quedó algo maltrecha... al caer contra el sillín...)
  •  · Instalación de acoples ("cuernos") en el manillar
  •  · Instalación de un segundo portabidones ("abraza" más que los estándar, para poder sujetar una Nalgene más estrecha)
Otras intervenciones
  •  · Guardabarros. Sí, ¿qué pasa!!? :-D
  •  · Timbre (ya sabéis... anillo ciclista de Madrid)
  •  · Iluminación (de momento, apaño para el anillo ciclista. Más adelante, nocturnas por el monte ;-))
Un contacto con mi Avalanche por todo lo alto! Quizá un poquito por encima de mis (actuales) posibilidades, pero el cual he disfrutado como un crío con bicicleta nueva. Sensación de felicidad aliñada con un pizco de adrenalina.
Espero volver.
                                                    Entradas en el tintero:
Apaño luz delantera
Guardabarros para MTB
Lubricante con base de cera

No hay comentarios:

Publicar un comentario