Este blog NO es un manual de referencia.
En este blog sólo leerás opiniones y experiencias personales, que en ningún momento pretenden "sentar cátedra"
Recuerda que mi curiosidad y mis ganas de aprender son bastante mayores que mi experiencia.
Así que, no me hagas caso en todo lo que escriba.


15 de julio de 2016

Reparación esterilla autoinflable

Por diversos motivos que ahora mismo no vienen al caso, llegó a mis manos una esterilla autohinchable en un estado muy deteriorado; Aparente mucho uso, y daños visibles (rajas) y no tan visibles... que mencionaré al final de la entradilla.
 
Esto es lo primero que aparece a la vista cuando saco la esterilla de su funda:
 
 
La mayor de esas rajas tiene unos 6 cm. de largo. Hay una tercera que no aparece en esta foto, pero que se verá en las posteriores.
Vamos... un buen chaperón!
 
Me surgieron las dudas iniciales de si se podrían arreglar con garantías. Qué tipo de pegamento tendría que usar, qué parches poner, si de goma, de tela, de goma por un lado y tela por el otro...
 
En lo que me decidía en estas cuestiones, me puse manos a la obra!
Aguja e hilo, y puntadicas con mucho cuidado.
 
Ya, ya... ya sé que coso como el cxlx, pero la intención es sujetar un poco el corte. A este paciente no creo que le importe el aspecto de la sutura! Además, después irá tapada.
 
Las puntadas no las podía apretar mucho, porque la tela se desgarra. Eso me hace pensar que en un futuro, esas puntadas pudieran acabar desgarrando la tela, y abriéndose las rajas. Pero en cualquier caso, algo más sujetarán que si no estuviera cosido.
 
Sobre esos cosidos, una buena aplicación de pegamento, y un parche un poco sobredimensionado (que ayude a contrarrestar el posible tiro transversal que sufran los cortes)
 
Y hablando de pegamentos...
El que viene con la colchoneta es este:

Con esta composición:
  • MEK 40%
  • TOLUENE 1%
  • ACETONE 10%
  • POLYURETHANE 39%
  • ETHYL ACETATE 10%
Con algunas búsquedas por la Red, me ha quedado claro que es un pegamento "para tiendas" y que "sirve para reparación de neumáticos" y "reparación de esterillas"
Además, esa composición tiene pinta de, efectivamente, ser un pegamento de contacto. Comparte si no todos, gran parte de componentes iguales a otras formulaciones de pegamentos de contacto.

Pues, sin ningún tipo de remilgo, usaré un pegamento de contacto para parchear la esterilla.
¿Cuál? ...pues mismamente, el que uso para pegar piezas de cuero. Vamos... el "de zapatero" de toda la vida (bueno, será transparente, al menos)

¿Y qué parches!!?
Después de buscar y buscar por la Red parches específicos para esterillas autohinchables, ninguno me convenció. Por prisa en arreglar la esterilla, tampoco visité ninguna tienda física donde poder verlos y "tocarlos". Me hacía a la idea de algo parecido a los que vienen con la esterilla, "gomoso" por un lado, y de aspecto textil por el otro.
Así que decidí usar parches de bicicleta. Pero, a falta también de encontrar un tamaño adecuado (aquí la pereza de visitar una tienda, y la premura por el arreglo, eran mayores) ...opté por usar cámara de bicicleta.

Tris! tras!, recortada quedarás!!
[ NOTA : No pensaba mencionarlo pero, si alguna vez fabricas parches con cámaras viejas, TEN EN CUENTA que el trozo que selecciones, NO ESTÉ PINCHADO ]
Saco tres hermosas piezas, para los tres hermosos cortes ya suturados. Les dejo un margen de entre 1,5 cm. y 2 cm. alrededor de los cosidos, para lo que creo será un buen pegado. También redondeo las puntas para evitar "enganches con los picos"
Valoré hacer dos piezas. Una que tapara los dos cortes que están más juntos, y otra para el que en la foto aparece más lejos. O incluso una única pieza. Pero pensé en que me serían mucho más delicadas y tediosas las tareas, desde la aplicación del pegamento, hasta la colocación efectiva de ese único parche. 
Coloco los parches en su sitio, y punteo su contorno sobre la esterilla, para posteriormente saber los límites hasta los que tengo que extender el pegamento.

Aplico el pegamento (TAMBIÉN EN LOS PARCHES QUE HE FABRICADO, pues así se utilizan las colas de contacto) y dejo pasar el tiempo suficiente hasta comprobar que está seco al tacto...

(Ya, ya... sé que el aspecto es un poco asqueroso)
...coloco los parches, y dejo actuar al pegamento durante 22 horas, con un buen peso encima.

Los parches han quedado perfectamente pegados! El aspecto es (casi ;-)) impecable, al menos en cuanto a la sensación de pegado (en las imágenes, los bordes aparecen resaltados por efecto de las luces y sombras)
  

Y ahora, las pruebas de fuego:
  • Inflado = coge presión.
  • Más inflado = más fuerza con los pulmones, más presión. Parece que no pierde. No se "oye" nada, no se "siente" nada...
  • Al agua! = no aparece ninguna burbuja por los bordes de los parches.
  • Apretando la colchoneta debajo del agua = sigue sin aparecer burbuja por los bordes de los parches.
BRAVO!
...colchoneta arregl... eeeemh... espera... ¿¿qué coñ...!!??
...
...oh, no... 

Una burbuj... no, no una burbuja... un reguerillo de aire sube desde la zona de la válvula, más o menos intenso y continuado dependiendo de cómo la coloque.

CAGÜEN!! 
¿ Cómo no he revisado eso antes !?
¿¿ Cómo no me he dado cuenta antes de ese rozón !!??
     

Tengo entendido que las reparaciones ahí, no son efectivas. Creo haber leído que las fugas por ahí, hacen que vayas directamente con la esterilla al contenedor...

Mi lógica me dice que podría pegar ahí un parche, pero que tendría que ser algo más elástico que la goma de una cámara vieja. Quizá uno de los parches que vienen con la esterilla. Quizá quedara bien pegado... quizá...
Pero esa misma lógica me dice que es un punto que va a tener muchísimo movimiento y muchos "plegados"


...y que lo que sea que yo pegue ahí, no va a aguantar mucho.
Así que definitivamente, una Perreta que tiene una Amiga, tendrá cama nueva.
He creído conveniente no darle más oportunidades a esta esterilla. Llegó a mis manos de forma gratuita. Su aspecto es usadísimo y desgastadísimo, por lo que quien sabe si no aparecerán terceras, cuartas o más fugas. Quién sabe si la tela que ahora parece "sana", no ha estado expuesta al sol, a roces, o a vete a saber qué.
No me apetece estar gastando recursos, sobre todo en tiempo y en posibles disgustos, en una esterilla que, por lo menos, me ha permitido practicar el bello arte de la reparación 

A ti, una vez más, gracias por la atención! :-)

Pd. Ya tengo elegida la sustituta ;-))

13 de julio de 2016

Desenfundado tienda de campaña GeerTop Toproad 3 tent (3-person 3-season)

Cuando uno se compra algo, quiere que sea lo mejor. Al menos, ajustándose a un presupuesto y unas necesidades. Así, buscar una tienda de campaña ligera para Cicloturismo, no fue tarea fácil.
Quizá diera para una entradilla independiente hablar de las características que debe reunir una tienda para esta afición, sin olvidar hacer mención a algunos términos usados en el lenguaje "campista" (autoportante, piquetas, ábside, etc.) pero resumiré en tres palabras las características generales y básicas que debería cumplir como ligereza, tamaño (recogida) y espaciosa (en función de necesidades y gustos)
También en función de las necesidades y los gustos, con el tamaño de la tienda una vez montada y su espacio aprovechable estaría el color, el tipo (túnel o iglú) la "autoportabilidad"... ufh! lo dicho, esto da para una entrada aparte...

Vamos a por la tienda que por fin me he decidido a adquirir.
Los términos principales de mi búsqueda han sido:
- Ligereza
- Espacio aprovechable (interior y ábsides -espacios que quedan entre el habitáculo y la capa exterior, en el caso de esta tienda, dos-)
- Color
- Precio
Y, dejaré los detalles para ese futuro artículo, centrándome en el "desenfundado" de la GeerTop Toproad 3 tent (3-person 3-season) incluso mencionando la McKinley Vega 2 que probé en mi primera acampada cicloturista.

Si tuviera que tirar de términos anglosajones para titular esta entrada, usaría el tan manido 'unboxing'
Pero como realmente no es un unboxing (momento de sacar de la caja un artículo y hacer una primera valoración) sino más bien un "unfunding", 'uncover', o comose dijera en pitinglis, pues aquí va mi DESENFUNDADO de la tienda de campaña GeerTop Toproad 3

Desde el momento en que tienes en tus manos la tienda dentro de su funda, se tienen buenas sensaciones.
 ·) Agradabilísima sorpresa al encontrarme con esas dos cintas de sujeción y "compresión" que van cosidas a la funda tipo saco, y que sujetarán y comprimirán todo el "rollo" de la tienda, una vez recogida. Y sí, con otra cinta transversal a modo de asa para llevarla.
 ·) Antes de pasarla por la báscula, el peso "a mano" parece ajustarse al teórico, con la agradable sensación de que va a ser el esperado.
 ·) La funda parece que será del mismo tejido 'ajedrezado' que la capa exterior de la tienda, con una cierta impermeabilidad. Digo 'cierta', porque supongo que si le cae agua encima, al estar en contacto con el interior, calaría dentro. Todo sería probarlo, aunque creo que no me arriesgaré a que se me moje la tienda.
 ·) El tamaño recogida y embalada es perfecto. En teoría, sería de 49 x 18 x 18 cm.
 PUES NO!! ...es de 42 x 18 x 18 cm. Al menos, a mí me ha llegado plegada ocupando esas medidas, lo cual ya es una ventaja añadida.
 Como muestra, la palma de mi mano sobre la tienda recogida en su funda (ancho palma = 8,5 cm.)

 ·) Algunas de las características indicadas en el exterior, vienen en inglés, con las unidades de medida inglesas. En estos tiempos de globalización e Internet, eso no supone ningún problema.
 ·) El color es el que hace que le de una puntuación de 4 sobre 5. Sí, verde es. Pero ya puestos, podrían haberla hecho de un verde un poco más caqui, que ayudara al mimetizaje (que además, es lo que parece buscarse en este modelo que según la descripción redactada en algunas webs, es "para caza") Su tono de verde a mí me parece bonito, pero no es el ideal para pasar desapercibido en un entorno montuno.

Vamos a sacar la tienda de su funda!!

Anda!! otra cinta de apriete! ...en vez de la cuerda o cinta cutre de otras marcas (y, supongo, calidades inferiores)
Me gusta, me gusta...

Así como algunos detalles que pueden ser insignificantes pero que, comparados una vez más con otras tiendas/marcas/calidades, dibujan una sonrisa en la cara.
Como estos tensores ('quicklace') en los cordones de los cierres de las bolsitas de la piquetas y varillas.

Lo primero que saco son las piquetas, esperándome encontrar los típicos "alambrillos" de acero.
Otra sorpresa, otra vez agradable "sobre la mesa", es encontrarme con unas ROBUSTAS y LIGERAS piquetas de aluminio. Con 18 cm. de longitud, y unos 5 mm. de diámetro (a ojo) su aspecto es más que robusto. Veremos a ver cómo se comportan sobre el terreno. Bueno, más bien, dentro del terreno.
Como todos los elementos de la tienda, las piquetas han pasado por la báscula. Son 12 unidades con un peso total de 174 gr. (14,5 gr. por piqueta) aun así, una cifra que las hace más pesadas que las anteriormente adquiridas del Decathlon, con un peso por piqueta de 9,6 gr. (ligeras de aluminio, las naranjas del Decathlon)

Las acompaña una madeja de cuatro vientos (42 gr.) de un color bastante poco discreto. No descartaría que fuera reflectante!! :-D

Vamos a ver las varillas. También me generan mucha expectación, pues nunca las había visto de aluminio.
Al abrir su funda de tela, aparecen dentro de una bolsita de plástico. Otra "tonteriíta" que me agrada 

Las varillas tienen el "aspecto limpio" y atractivo de lo nuevo. Pruebo a montar una, y me asombra lo eficaz y lo bien que ajustan los acoples de una con otra.
Sobre báscula, 511 gr. De largo, cada tramo, entre 35 y no más de 40 cm. (a ojo)

Es la primera vez que veo este tipo de varillas pero, sin conocerlas, a la vista de pequeños detalles (una vez más) e impecables acabados, uno cree tener un buen artículo entre manos.
(No me olvido que para beneficiarse de la ligereza de las varillas de aluminio, hay que aceptar su "deformabilidad")


Las dos capas textiles principales no las he mirado aún al detalle. Llama la atención la (de momento)aparente resistencia de la tela del suelo, a la vez que su ligereza, delgadez y flexibilidad.
Con la prueba de campo, iré completando todo este recital de observaciones.


Vamos con los detalles de los pesos en báscula:

Sin fundas y en gramos:
1725 - Habitáculo y capa exterior ( su funda, con cinta = 75 )
0511 - Varillas ( su funda y bolsa = 15 )
0174 - Piquetas
0042 - Vientos ( misma funda que piquetas = 9 )
======
2452 (total sin fundas)
Total con fundas: 2551 gr. ( 5,6 pounds = 2,54 kg.)


Una tienda bastante ligera, dada su espaciosa habitabilidad y reducido tamaño de embalado!


========================================
Continúa en:
 « Montaje tienda de campaña GeerTop Toproad 3 tent (3-person 3-season) »
========================================

7 de julio de 2016

Mi primera microaventura de cicloturismo - y V - De vuelta a casa

Peguerinos - Las Navas del Marqués (Ávila) : Vuelta y final, 22 de mayo, de 2016

La mañana pintaba chaparronera. Ya mientras desayunaba, cayó agua en tres ocasiones. Otra vez la sensación de nerviosismo, pues no me gusta caminar ni rodar con agua. Pero, bueno... confiemos en el microclima de Peguerinos y en que al salir de la zona de influencia, despeje el día.

Así, después de una proloongaaaaada subida a La Nava, el comité de despedida era este:

El día amaneció raro. Iba a decir 'feo', pero para nada lo era. Sí es cierto que no pintaba ideal para rodar. O al menos, para lo equipado que iba yo al respecto. Así, en las bajadas notaba que me quedaba frío, y temía por algún calambre o tirón muscular en las piernas, que eran las que iban desprotegidas.
Nada. Chubasquero para que al menos la parte superior no sufriera. Al menos hará las funciones de cortavientos, y no perderé demasiado calor corporal.

A medida que avanzaba, ganaba en tranquilidad. Otra vez el horizonte que se abría por delante, invitaba al pedaleo y al disfrute del entorno.

...aunque las amenazantes nubes parecían querer estar presentes en todo momento. Al menos, lo más cubierto iba quedando atrás:

La vuelta realmente resultó más cómoda. El perfil de la ruta es claramente de bajada en este sentido, aun con las inapelables rampas. 'Bueno -pensé- las disfrutaré recordando lo que las sufrí ayer '
Además, "viejos amigos" volvieron a aparecer a mi paso...

No me importa hacer rutas de ida y vuelta. Volver por el mismo camino, en sentido contrario. La mayoría de las veces parecen sitios distintos. Las distintas perspectivas y puntos de vista, presentan un paisaje que parece totalmente distinto.

Incluso a veces se tiene la sensación de estar en cualquir otra parte!!
¿ Asturias ? No, Las Navas del Marqués.

Rueda que te rueda...

...y ahora qué !?

Respeto a todo. A las vacas, unas de las que más (me resultó gracioso oírme hablar a las vacas. 'Perdonad, chicas... pero es que tengo que pasar por el camino. Estoy tela de cansado, y dar un rodeo por la pradera me dejaría echo polvo...')
Con tres muuuus despejaron el camino, y nos entendimos perfectamente 

Van apareciendo las vistas más familiares, y los últimos esfuerzos a realizar (aquel monte del fondo le tengo que rebasar)

Las presas este año están a rebosar!! ...me encanta ver agua y más agua, y comprobar que ha sido una buena primavera.


« Anda! ...si ya se me había olvidado la lluvia!! »
'No te preocupes,
-me dijeron desde arriba- ya estoy aquí para empaparte bien empapado'
« Ná. Mi mochila tiene un plástico de esos que la tapa entera. Voy a ponerlo, antes de que sea demasiado tarde.
 ...
 ...mxxrdx!! No es un plástico cubremochila! es una redecilla para el casco!!! »

Pues nada. A medios males, medios remedios. bolsa de basura, y al "maletero" !

Una de las conclusiones que he sacado de esta aventurilla, y que coincide con las que saco casi siempre que hago un gran esfuerzo, es que todo esfuerzo compensa. Que siempre hay un regalo, un fruto, una recompensa al trabajo.
Aparte de algunas cosas comentadas y otras por mencionar, uno de los premios más agradecidos son vistas como esta:

Una frase de un foro en el que participo, dice algo así como 'si subes mirando las flores, la subida se hace menor '. Algo que ha estado presente en mi camino, y que he podido aprender y experimentar en primera persona.

Al fin, la última altura del recorrido de vuelta.
A partir de aquí, todo cuesta abajo hasta casa. (Y la ducha!!  )

Pd. Ya estoy pensando la siguiente.

========================================
Viene de:
 « Mi primera microaventura de cicloturismo - IV - En el camping »
========================================

6 de julio de 2016

Mi primera microaventura de cicloturismo - IV - En el camping

Después de un último tramo prácticamente todo de bajada, salvo ligerísimos repechos, llego al camping de La Nava, en Peguerinos (mención especial a que no cobran por la bicicleta como "vehículo de transporte") y monto la tienda sin más problema que algunas piquetas rebeldes. Gracias a una maza que me dejaron, no se resistió ninguna.
He de mencionar también lo satisfactorias que me resultaron las piquetas ligeras de aluminio adquiridas en el Decathlon. No llevo comisión, pero al césar lo que es del césar.

La McKinley Vega 2 cumple perfectamente con lo que se espera en cuanto a calidad/precio, con un peso teórico de 2,8 kg. y de 2,5 en báscula y unas medidas bastante aceptables (embalaje: 62x11 / interior: 205x145 + 70 de abside / exterior total: 210x220)

Pero no me acababa de convencer el color, ni el tamaño pensando en compartir el espacio interior con otra persona. Así que después de buscar y rebuscar, estoy a la espera de la china GeerTop, cuyas características podéis ver en Amazon (CLICK AQUI)
[ NOTA : En el momento en el que copio y redacto el texto de esta parte de la crónica, ya está en mi poder y probada la tienda GeerTop Toproad 3 tent ( 3 personas / 3 estaciones ) sobre cuyo desembalado y montaje publicaré un par de entradas en próximos días ]
Sobre el camping también decir que puedes practicar una acampada "semilibre" en cualquier sitio dentro de su recinto siempre y cuando respetes unas distancias mínimas con el resto de campistas y caravanas, y aplicando la lógica.
No tiene unos servicios lujosos, pero sí suficientes. Comidas caseras de chuparse los dedos, atención amable (al menos para conmigo), sensación de estar acampado en el campo, tranquilidad...
Las vistas y el entorno es fantástico.

Y llega el momento de la cena!
Traía más material y opciones a probar.
El que veáis el infiernillo montado encima de una mesa, responde a la anécdota del día. Mientras montaba la tienda, con mi bicicleta apoyada y ya candada a una farola cercana, oigo una voz a mis espaldas... « ese manillar le acabo de ver en Facebook!! »
 - Supút...!! ¿quién cxñx me conoce aquí!!? -
Me giro, y veo a un amigo sonriéndome y preguntándose igual que yo, qué pintamos (ambos) ahí!!
Por resumir, él tiene plantada una caravana en el camping, y suele ir allí habitualmente. Así que, la cena se convirtió en un empeño de probar mi autonomía, con la cortesía de su mesa y, por qué no decirlo, cerveza 
Sobre el "pot " (de aquí en adelante 'puchero', 'pucherete', 'cacharrín', o similar) decir que después de valorar varias opciones (titanio entre ellas) y sobre todo, precios, me decanté una vez más por un producto del Decathlon, el cual me parece que también da la talla en cuanto a calidad, funcionalidad, cierta salubridad, y precio. El infiernillo Primus es un tiro, por no decir un soplete, y el agua se puso a hervir en muy poco tiempo. Supongo que el difusor del fondo ayudará (con esa intención está elegido ese modelo de pucherete)
[ NOTA MENTAL : Una vez más, recordar sustituir esa botella de 'Aptonia'. Con ella, Decathlon "se ha lucido" ]
En la foto podéis ver más detalles. La paleta de madera recomendada por un conocido cicloturista, la tapa-vaso-taza del utensilio del Decathlon, cucharita de plástico de usar y tirar, la ración de sopa en polvo para una persona separada en una bolsita zip (si dices 'liofilizada' te quedas con la peña  )
[ NOTA MENTAL : Valorar la utilidad de la navaja multiherramienta para aligerar peso. Ver si puede ser sustituta, o sustituida ]

Con la barriga satisfecha, marcho a dormir nervioso por lo novedoso de cada paso que doy y cada cosa que hago.
La noche más o menos tranquila, más o menos descansada, más o menos duermevela por lo desacostumbrado que estoy a estas lides (hacía unos cuantos años ya desde mi última acampada en tienda)

========================================
Viene de:
 « Mi primera microaventura de cicloturismo - III - Dehesa de la Cepeda »
Termina en:
 « Mi primera microaventura de cicloturismo - y V - De vuelta a casa »
========================================

4 de julio de 2016

Mi primera microaventura de cicloturismo - III - Dehesa de la Cepeda

Sigo pedaleando hacia el horizonte.

He de reconocer mi carácter montuno, y he de reconocer que ha sido lo que me ha impulsado a elegir esta ruta para mi estreno.
"A toro pasao ", creo que debería haber escogido algo con menos rampas, y algo menos bacheado... pero ya se sabe para dónde tira la Cabra...

Así que, después del primer gran esfuerzo del día, llegó el primer gran divertimiento!!

Freno, traqueteo, calma, y cien ojos a las mil piedras del camino, me llevan en unos minutos al dique de la Presa Nueva de Las Navas del Marqués, que este año está a tope de agua!!


Al fondo y en diagonal, la divertida bajada antes mencionada:

Dejo atrás la Presa y el valle del Valtravieso y me dirijo hacia La Cepeda (enclave madrileño situado entre las provincias de Ávila y Segovia, resultado de la Desamortización de Mendizábal)

Otra vez, inesperadas emociones me asaltan. En este caso, una especie de nostalgia (pero... ¿¿estamos locos o qué!?? ...si estoy al lado de casa!)
Creo que son estos paisajes con tanto colorido, y estos horizontes invitando a su lejanía. Sí, aquí uno se siente viajero.

Además de incontables vacas, voy encontrándome otros compañeros de camino. O más bien, de horizontes.

No sé describiros la paz de ese momento. La relajación casi absoluta que sentía al observar el vuelo de ese rapaz. La admiración por su perfecta armonía tanto propia, como con el entorno. El vínculo en su vuelo con el soplo del aire, el cual añadía la única banda sonora a tan íntimo documental...
 Por romper el momento bucólico, diré que no tengo ni pxtx idea de qué rapaz se trataba. Quizá un águila ratonero, quizá un "abantos" que dicen en mi pueblo, o quizá un "calcebuche", que es como yo llamo a este tipo de aves y no sé cuál es de los muchos que existen.

La Dehesa de la Cepeda siempre me atrapa con la magnitud de sus extensas praderas, y la calma que casi se puede tocar. Es difícil no sentirse tentado a parar para disfrutar de estas vistas, que se convierten inmediatamente en fotogramas de postal. Realmente, es un placer rodar por aquí.

Bueno... placer, placer...
Todo depende del camino por el que te metas. Así que, en esta subida que sin alforjas quizá hubiera podido completarla sin echar el pie a tierra, me fue imposible aguantar más de diez metros por este empedrado caótico.

Eso sí! a la vuelta me divertiré bajándolo!!

Portillas y portillas (penúltima altura de la ruta) y agua y más agua.
El campo rezuma humedad allá por donde mires!


Y por fin, la última gran altura de la jornada. El vértice geodésico del Llanillo (al fondo mi querida Cueva Valiente, y a su derecha, el personalmente bautizado como 'Los Rusos' -historias al calor de unos orujos-)
Bueno, en realidad el vértice no está al paso de la ruta, pero me pareció un buen sitio para parar a comer, y disfrutar de las magníficas vistas que desde allí se tienen, y de la absoluta tranquilidad que su soledad ofrece.

De aquí, al camping, casi todo bajada!!! (que me lo he gana'o!)

========================================
Viene de:
 « Mi primera microaventura de cicloturismo - II »
Continúa en:
 « Mi primera microaventura de cicloturismo - IV - En el Camping »
========================================