Este blog NO es un manual de referencia.
En este blog sólo leerás opiniones y experiencias personales, que en ningún momento pretenden "sentar cátedra"
Recuerda que mi curiosidad y mis ganas de aprender son bastante mayores que mi experiencia.
Así que, no me hagas caso en todo lo que escriba.


14 de octubre de 2016

Instalar transportín ( portabultos ) en una bicicleta sin agujeros en las punteras

El título lo dice todo.
Este es un problema con el que nos enfrentamos cienes y cienes de bicicleteros. Por distintos motivos entre los que estarán los tuyos, no siempre el transportín que llega a nuestras manos es totalmente compatible con la bicicleta que tenemos.
Mi ecuación se componía de dos elementos principales: una GT Avalanche y un transportín (o portabultos) GBz muy, muy similar a este:

En una primera toma de contacto, "encaré" el transportín en la bicicleta, en la posición que debería ir, con unas punteras muy similares a las que se ven en la anterior imagen colocadas más o menos donde deberían ir atornilladas.
Entonces, me enfrenté a dos problemas básicos:
  • El transportín queda demasiado alto como para atornillar sus anclajes a las roscas de los tirantes
  • La bicicleta carece de roscas en las punteras para atornillar el transportín.
Las roscas que se pueden ver en todo momento al lado izquierdo del cuadro, son las destinadas a la instalación de la pinza en un sistema de freno de disco.

Por diferentes motivos no procedía adoptar las siguientes soluciones:
  • Adquirir un transportín "más compatible"
  • Hacer unos taladros roscados en las punteras
  • Cambiar de bicicleta ;-)
Así que me puse dedos al teclado, a buscar cómo resolver los problemas de forma BBB.

Para el primero, la excesiva altura del transportín con respecto a las roscas de los tirantes, existe una abrazadera para el cierre de la tija del sillín, que lleva unos agujeros roscados adicionales. A poco que busquéis en la Red daréis con ella, encontrando un par de modelos con distintas configuraciones, y de distintos precios.

Primer problema resuelto, del que te dejo varias imágenes desde distintos ángulos:



En las siguientes imágenes se puede ver un "experimento" a la hora de atornillar las chapas del transportín, a estos agujeros. He colocado unas juntas de goma de grifería a modo de 'silent-bloc' para minimizar vibraciones, además de completar un ajuste y apretado de los tornillos.
Quizá no sea necesaria una junta "flexible" y en cualquier caso, el ajuste y apretado de los tornillos se mantendrá siempre y cuando la goma no esté "pasada" o reseca, cosa que seguramente ocurra con el paso del tiempo.
Así, lo más sencillo y directo es poner unas arandela autoblocante, o dentada o grower, en vez de las de goma.
Pero, bueno... aquí te dejo las fotos, por si te dan alguna idea para alguna otra cosa:

Para el segundo problema, el no disponer de agujeros roscados en las punteras de los tirantes, navegando vi que la solución es una abrazadera (en cada tirante) y atornillar a ella las puntas del transportín. Ante la (aparente) numerosa oferta en abrazaderas, debería ser muy fácil regular y variar la posición del agujero donde irán atornilladas las punteras del transportín. Entre esa "oferta" se encuentran soluciones resueltas con abrazaderas de fontanería, con un amplio surtido en medidas dependiendo de los grosores de los tirantes.

Yo me decanté por algo menos "bricolajero" y adquirí en una web de repuestos de bicicletas, unas abrazaderas con la medida (supuestamente) correspondiente a la medida de mis tirantes. Finalmente me han servido perfectamente, pero en una primera toma de contacto, al ponerlas en los tirantes, quedaban sus "placas" demasiado separadas. Vamos... que no cerraba todo lo que debía cerrar, para apretar con fuerza y firmeza las chapas roscadas que están en las puntas del transportín.

En esta primera foto se puede ver la separación a la que se quedaba la abertura de la abrazadera (aunque también se anticipa la solución adoptada)
Necesitaba que esa abrazadera cerrara más, pero no tiene margen como para apretarla más, y que se junten sus extremos. Se me ocurrió poner unas cuantas arandelas, para "engrosar" la chapa de las punteras del transportín, pero me parecía un poco chapuza.
Se me ocurrió buscar o pedir otra abrazadera que fuera de diámetro algo mayor, o de otra forma tal que me resolviera este pequeño escollo, pero ya sabes cómo son las cosas de la "prisa" y de querer ver resuelta la instalación... ;-)

Así que, dándole vueltas y vueltas al asunto, se me ocurrió quitar las chapas de las "puntas" del transportín. Estas chapas tienen, además de unir las dos patillas del transportín, la función de regular su posición en altura. Como para regular la posición del transportín puedo hacerlo con la posición de las abrazaderas inferiores, y de los tirantes superiores (los que van atornillados al cierre de la tija) ...pues no me importó mucho quitar estas chapas que menciono.

Casualmente, para mi sorpresa y agrado, las dos puntas de las patillas del transportín suman un grosor ideal para el cierre de la abrazadera del tirante! El tornillo de métrica 5 entra perfectamente en los agujeros que tienen y, la posición final del transportín con respecto al cierre de la tija es perfecta para atornillarlo!, habiendo bajado un poco más que cuando el transportín tenía sus punteras regulables (las chapitas que he quitado)

Pues sólo me falta atornillar y apretar todo, y ya tengo el transportín instalado!!


Seguro que has llegado aquí porque o tienes un problema similar, o te encanta enredar :-D

Y tú... ¿con qué problema te enfrentas?
¿Qué soluciones has adoptado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario