Este blog NO es un manual de referencia.
En este blog sólo leerás opiniones y experiencias personales, que en ningún momento pretenden "sentar cátedra"
Recuerda que mi curiosidad y mis ganas de aprender son bastante mayores que mi experiencia.
Así que, no me hagas caso en todo lo que escriba.


19 de abril de 2017

Guardabarros de tija - Soluciones para el Deflector RM60+ de Zéfal

Ajeno a todas las opiniones detractoras de los guardabarros, a mí me parece un complemento practiquísimo en la bicicleta, y lo uso en ambas ruedas. Aún recuerdo alguna ocasión "en mis tiempos mozos" en la que llegaba a casa con los rincones más recónditos e íntimos de mi cuerpo llenos de barro o tierra. Si bien actualmente no espero meterme en aquellos frega'os, uno no está exento de pillar un buen charco o barrizal.

Así que con mis actuales bicicletas de montaña no lo dudé. Guardabarros delantero y trasero. Después de buscar no pocos modelos y comprobar que muchos no me valían, finalmente me decanté por el práctico, versátil y utilísimo 'No Mud' de la marca Zéfal. Se acopla perfectamente a las botellas de las horquillas, y pude ponerlo también en los tirantes de una GT Avalanche y una Trek 4700

Pero con mi última montura lo he tendio más complicado. Bueno, imposible. Por culpa de la sección triangular de los tirantes de la Orbea MX me ha sido imposible poner el 'No Mud' trasero, debido al sistema de sujeción a los tirantes y apriete.


Vuelta a darle vueltas al asunto... '¿Qué guardabarros pongo?, ¿cómo lo acoplo?'
No lo puedo enganchar a los tirantes. No tengo ningún agujero estratégico en la zona del tubo vertical, como para plantearme por ahí un punto de sujeción. No veo la forma de embridar un guardabarros, y ni aceptando las fantasías de mi mente, no estoy dispuesto a semejante chapuza. Además quiero un guardabarros montuno, no uno 100% cicloturista.

'Pues tendrá que ir agarrado a la tija!', me dice una vocecilla desde mi banco interior de opciones.
No me atraían mucho este tipo de guardabarros, por algunas cosas que había leído. Que si el cierre no aprieta lo suficiente, que si vibran mucho, que si se mueven arriba y abajo, que si lateralmente...
Pero como parecía la única opción para poder instalar uno en la Orbea, empecé a maquinar para resolver cada cuestión.

El apriete dependerá de la rosca y el sistema del cierre en sí. Aquí, apliqué la confianza en la marca Zéfal, de la que ya conocía los efectivos 'No Mud'. Si no abraza suficiente ni efectivamente a la tija, siempre podría poner una tira de goma (benditas cámaras viejas!!) que además minimizaría los movimientos laterales. Las vibraciones, cuento con ellas. El desplazamiento vertical no me preocupaba demasiado. Una vez más, la confianza en el sistema de apriete de Zéfal me garantizó posteriormente la inmovilidad de esa unión. Y para el movimiento lateral, tenía preparada ya alguna idea...


Ah, bueno... y he de añadir que el guardabarros además debería ser compatible con el transportín! En este caso, la compatibilidad consistía en que el "brazo" del guardabarros pasara por entre las pletinas que sujetan mi transportín a la base de la tija, a un cierre puesto al efecto (los agujeros de los tirantes quedan demasiado bajos para este transportín)


Así que me decanté por el 'Deflector RM60+' de Zéfal. Por la marca, que ya me había dado garantía de efectividad, y por ese brazo doblemente articulado. En mi cabeza lo colocaba estratégicamente doblado para posicionar el "ala" del guardabarros entre la rueda y el transportín, pasando cómodamente por entre las pletinas de éste. Esa doble articulación me permitiría un juego perfecto para colocarlo con total libertad.
Con lo que sí me la jugué fue con el ancho de ese brazo. El hueco entre las pletinas era de 25~30 mm. y el brazo no podía ser más ancho que eso! Pillando un buen precio, me animé a adquirirlo.


Tenía otra idea reservada para el guardabarros... pero antes debía comprobar que efectivamente, podía instalarlo junto al portabultos. Que el brazo del guardabarros cabía entre las pletinas del transportín, y entre éste y la rueda.

Así que, manos a la obra!
Aquí me ahorro el paso previo en el que comprobé que la doble articulación del brazo del guardabarros, era excesiva. Con un vistazo rápido a las siguientes imágenes, se comprueba el poco espacio que tenía en la tija como para "jugar" verticalmente. Así que uno de los tramos del brazo, fuera!

Como ni diseñado para ello.
El guardabarros y el transportín encajan como piezas de Tetris.


Además, las pletinas del portabultos impedirán el movimiento lateral del guardabarros.

Pero, ¿y cuando quite el portabultos? Adios la sujeción!
Ahora viene esa idea que me llevaba tanto tiempo rondado por la cabeza, que era usar unas pletinas de otro transportín, para sujetar el guardabarros impidiendo (o minimizando) su movimiento lateral, y reforzarlo en el vertical.


Vale que el doblado no es lo más pulcro que podía haber hecho (me dejé llevar por el doblado inicial, encarando los agujeros con el menor retorcido posible)
...pero el resultado es tremendamente sólido.


Como toma de contacto, puedo decir que ha sido una puesta en práctica perfectamente fiel a lo que tenía en mente, con un resultado más que fiable.
Con un poco de tiempo, quizá, enderece esas pletinas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario